¿Tiene una pregunta? Llame gratis Asesores disponibles las 24 horas del día. 0900 839002

Con el Traje Simulador de Artritis, ¡Me pongo en tus zapatos!

Con el Traje Simulador de Artritis, es posible saber qué se siente al vivir con Artritis y con movilidad reducida.

Traje Simulador de Artritis

Como miembro del equipo internacional de Stannah, poder visitar la sede de Stannah y probar el Traje Simulador de Artritis fue una oportunidad inigualable de conocer, de primera mano, nuestros productos y los valores de la empresa.

Independientemente del departamento donde trabajemos, ser capaz de ser sentir empatía por nuestros clientes es crucial a la hora de entender, con precisión, sus necesidades. Por ello, Stannah plantea esta pregunta a todos sus colaboradores: ¿qué se siente al vivir con Artritis y con movilidad reducida?

Colaboradora de Stannah con el traje simulador de Artritis, en una silla salvaescaleras

Para que seamos capaces de contestar a esta pregunta, Stannah proporciona a sus empleados esta experiencia con el traje simulador de Artritis. La filosofía de Stannah-Incisa es que la empatía por nuestros clientes nos ayudará a diseñar los mejores productos.

Stannah-Incisa defiende una cultura empresarial orientada al cliente: eso significa que el bien estar de nuestros clientes es la prioridad y queremos siempre ofrecer productos que correspondan a sus necesidades. Además de todo el conocimiento técnico, Stannah invierte mucho tiempo en estudiar todo lo que tenga que ver con la tercera edad, el envejecimiento y la movilidad reducida.

Entender nuestros clientes supone comunicar con ellos y escucharles. Comunicar, por encima de todo, la prevención y un estilo de vida saludable, a través de información relevante para las diferentes condiciones de las que pueden padecer nuestros clientes.

¿Pero por qué es tan importante hablar de Artritis en particular? Según varios estudios, existe una gran predisposición para que la población adulta padezca de alguna forma de Artritis. Esta condición puede originar dolor extremo, movilidad reducida, estrés, ansiedad e incluso depresión.

¿Qué se siente al vivir con Artritis?

¿Sabías que más del 50% de los mayores podrá desarrollar alguna forma de artritis?

La Artritis es más común en personas mayores. Algunos estudios sugieren que más del 50% de los mayores podrá desarrollar alguna forma de Artritis. Así que este no es un tema que podemos elegir ignorar. Deberemos plantearnos la Artritis como una condición probable de la que pueden padecer nuestros padres, seres queridos, o incluso nosotros mismos. Y con esto queremos resaltar la importancia de las medidas preventivas para retrasar del desarrollo de esta condición aparentemente inevitable.

El 50% de las personas mayores podrá desarrollar alguna forma de Artritis a lo largo de sus vidas.

No conocemos mejor forma de crear empatía con los que padecen de Artritis, que ponernos en sus zapatos. Por esa razón, Stannah facilita a todos sus trabajadores una experiencia con este traje simulador de Artritis, para que puedan saber directamente lo que es vivir con Artritis. De hecho, estamos siguiendo el ejemplo de Ford, la primera empresa en desarrollar un traje parecido. También la farmacéutica NAPP desarrolló su

proprio traje, al que le llamó “la herramienta creadora de empatía”. Mientras el objetivo de Ford era entender cómo podrían los coches ser más confortables para los mayores, Stannah se enfocó en la empatía y cómo podría este traje ayudar a concebir mejores productos y mejorar la experiencia de sus usuarios.

El Traje Simulador de Artritis

El traje simulador de Artritis es uno de los tres existentes en el Reino Unido y ha sido desarrollado por la Universidad de Loughborough. Stannah lo está utilizando para ayudar a sus trabajadores a entender la dificultad que nuestros clientes enfrentan al vivir con Artritis y movilidad reducida. Se ha desarrollado después de mucho estudio en el campo de la condición artrítica y se han consultado profesionales expertos y realizado entrevistas con pacientes. El traje logra simular algunos de los aspectos más comunes del envejecimiento cuando todavía somos demasiado jóvenes para poder siquiera imaginarlos.

El avance de la edad conlleva una reducción de la movilidad en las articulaciones, en la sensibilidad táctil y problemas de visión. Creo que todos estamos de acuerdo que no existe mejor forma de crear empatía con alguien que ponernos en su piel y en sus zapatos.

En pocos minutos, sentí como es saltar de una generación a otra.

En pocos minutos – el tiempo que tardé en ponerme el traje simulador – sentí como es saltar de una generación a otra. La diferencia fue impactante y la verdad es que no me lo esperaba que fuera tan difícil.

Lo primero que sentí fue la rigidez articular y dolor. A medida que andaba, haciendo un tour por la sede y fábrica de Stannah, fue inevitable pensar lo cuanto tener Artritis afectaría mi vida.

Este traje se diseñó para simular diferentes estadios y niveles de severidad de Artritis, sobre todo el impacto que tiene en las articulaciones. Como se puede observar en la imagen, las partes donde se siente más dolor, rigidez e incluso hinchazón están representadas por unas puntas rojas.

En resumen, estos son los componentes del traje:

  • Bolsas con piedrecitas dentro en todas las articulaciones, para simular malestar y la sensación de craqueo en los huesos;
  • Cinturones que simulan restricción en la movilidad;
  • Soportes en neopreno y correas para simular instabilidad;
  • Las puntas rojas afiladas sirven para representación visual de donde se siente más dolor (en el cuello, espalda, cadera, rodillas y manos);
  • El simulador de juanete causa malestar en los pies, lo que dificulta el estar de pie y el andar en superficies que no sean lisas
  • Guantes – simular de rigidez y dolor en las manos y dedos

Cómo es vivir con Artritis

¿Cómo es vivir con Artritis?

Esta es la pregunta que cualquier empleado de Stannah deberá preguntarse. Independientemente del departamento o área de trabajo, ser capaz de crear empatía con nuestros clientes es crucial para entender sus verdaderas necesidades. Al ponernos en los zapatos de nuestros clientes, sabremos que sienten en su día a día y podremos crear productos que sean verdaderamente fáciles de utilizar.

Cuando me tocó a mí vestir el traje simulador de Artritis, intente realizar todo tipo de tareas, para saber que se siente al llevar a cabo las tareas más sencillas:

Subir y bajar las escaleras:

Debido a la rigidez sentida en las articulaciones de las rodillas, subir y bajar escaleras es especialmente doloroso, y se siente como un crujir en las articulaciones. La destreza tiene también un papel importantísimo y, con el traje, me di cuenta por qué tuve necesidad especial necesidad de agarrarme a la barandilla. A la vez, el esfuerzo que tuve que hacer con mis manos debido a la falta de equilibrio y seguridad, me hizo pensar que las rodillas no eran la única debilidad.

Comer, beber o cepillarse los dientes:

Cualquier actividad donde tuviera que utilizar las manos (¡casi todas!), era extremamente dolorosa, como, por ejemplo, tratar de comer o cepillarme los dientes. La simple acción de coger un objeto, como un vaso de agua, representaba un dolor intenso. A parte el dolor, el cuidado para que no se me cayera nada de las manos, suponía un stress y un esfuerzo añadido. También, estirarme para coger algún objeto en un sitio más alto era muy difícil, ya que las correas en los brazos y codos, simulando la falta de flexibilidad, reducían bastante mi capacidad de estirar los brazos.

Reclinarse en una silla o intentar levantarse:

Sentí bastante dificultad al levantarme después de algún tiempo sentada, debido a la restricción de movimientos provocada por las correas en la cadera y cintura. Esto es una forma de simular la debilitación de los músculos abdominales. En esta acción, las rodillas y las manos debilitadas tampoco me servían de mucho apoyo a la hora de levantarme con confianza.

Girar la cabeza para mirar hacia tras:

Independientemente de estar levantada o sentada, la rigidez en el cuello también influya en mi equilibrio y me impedía de mirar hacia tras. Esta es una restricción de movilidad que puede tener un impacto importante al visualizar los obstáculos que están a nuestro alrededor y si necesitamos reaccionar rápido al tropezar.

Agacharse:

Agacharme para coger un objeto también fue difícil una vez más debido a la restricción de movimientos en la cadera. El juanete también representó una dificultad a la hora de andar o flexionar los pies de alguna manera, al agacharme o al subir las escaleras.

Stannah realizó un estudio independiente en diversos países europeos, donde se concluye que el dolor en las articulaciones, especialmente en las rodillas, es una de las mayores causas de movilidad reducida. De hecho, el 50% de utilizadores de salvaescaleras tiene algún tipo de problema en sus articulaciones e el 61% de potenciales usuarios también mencionan tener algún problema en las articulaciones.

La sala de exposición de sillas salvaescaleras de Stannah

Llevaba utilizando el traje simulador de Artritis un par de horas cuando finalmente nos fuimos a la sala de exposición de sillas salvaescaleras de Stannah. Esta sala incluye diferentes escenarios, para simular diferentes tipos de casas y escaleras y, por lo tanto, diferentes soluciones de sillas salvaescaleras.

Empleada de Stannah en la sala de sillas salvaescaleras de Stannah

Estaba deseando de utilizar las sillas salvaescaleras porque el dolor era casi insoportable. Sin embargo, antes de sentarme, decidí utilizar cada una de las escaleras. Mis rodillas cansadas y mis manos dolidas (como agujas clavadas en las articulaciones de los dedos) no me ofrecían confianza para subir y bajar las escaleras, ni si quiera agarrada a la barandilla. Además, la falta de equilibrio me hacía sentir insegura también a la hora de estar parada en lo alto de las escaleras, por miedo a caerme.

Por fin, llegó el momento de utilizar las sillas salvaescaleras. Antes de sentarme, utilicé la función automática de bajar el reposapiés y pensé: “Menos mal no tengo que agacharme!”. Cuando por fin me senté, sentí lo confortables que son los asientos y lo fácil que fue ponerme el cinturón (al contrario de lo que sería ponerme un cinturón en un coche, donde habría que aplicar más fuerza). Después de algunos viajes en las sillas salvaescaleras, me dolían menos las rodillas y las manos. Me sentí, de verdad, más segura y relajada. Concluí que si realizar las más sencillas tareas es tan difícil cuando vivimos con Artritis, ¿por qué deberían las escaleras ser un obstáculo más en nuestras casas?

Las sillas salvaescaleras que probé fueron el modelo Starla, Siena y Sadler. Además del confort que sentí, no necesité agacharme ya que el reposapiés se baja y pliega de forma automática. El cinturón y su forma ergonómica pensado en manos dolidas por la Artritis, también es muy fácil de colocar, sin tener que ejercer presión.

Como el objetivo del traje fue simular un caso severo de Artritis, la silla salvaescaleras que me provocó más alivio fue el modelo Sadler, ya que es el más apropiado para mi condición. Me ayudó a mantener una postura más levantada, para minimizar el esfuerzo de sentarme o levantarme del todo.

Como resultado de mí experiencia, el modelo Sadler es perfecto porque está hecho a medida para personas con flexibilidad limitada en sus articulaciones, especialmente en la cadera y rodillas.

El ángulo de inclinación y la ergonomía son los ideales para proporcionar el máximo de confort. Además, está disponible en diferentes tamaños para adaptarse a la estatura de cada uno.

La verdad es que me quedé bastante impresionada por la toda la investigación realizada por Stannah para mejorar los diseños de sus sillas salvaescaleras, desde recurrir a médicos especialistas, a terapeutas ocupacionales y, sobre todo, a personas que padecen Artritis.

Al final de este recorrido por Stannah, y a pesar de todo el esfuerzo físico, sentí que fue sobre todo un viaje emocional. Ahora entiendo que es tener que vivir con este dolor, limitación, frustración y falta de independencia y cómo esto puede afectar nuestros mayores a nivel psicológico también.

Por ello, me enorgullece poder formar parte de la familia Stannah-Incisa, porque todos los días son dedicados a mejorar la vida de quienes sufren de movilidad reducida y nos lo tomamos muy en serio. Me siento feliz de poder trabajar en una empresa que se pone en los zapatos de sus clientes y es sensible a las dificultades y sufrimiento que la Artritis representa. Así que nunca está de más hablar de esta enfermedad y entender que es lo puede ayudar a aliviar el día a día de las personas que sufren de artritis.