¿Tiene una pregunta? Llame gratis Asesores disponibles las 24 horas del día. 0900 839002

¿Cómo puede la natación ayudar a mejorar el equilibrio?

Natación y ejercicios aeróbicos en el agua son eficaces en mejorar el equilibrio, fortalecer músculos y aumentar densidad ósea

Ya todos sabemos que un estilo de vida sedentario aumenta el riesgo de desarrollar alguna condición de salud que le retiran calidad de vida o incluso que ponga su vida en peligro, como sean las afecciones de corazón, la diabetes y el cáncer. Sin embargo, no se habla mucho de la importancia que tiene para la salud nuestro sentido de equilibrio, sobre todo, a medida que nos vamos haciendo mayores. Evidentemente, es importante hablar de equilibrio para la prevención de caídas. Un estudio reciente ha logrado comprobar que la natación y ejercicios en el agua son de los mejores ejercicios si queremos mejorar nuestro sentido de equilibrio y nuestra condición física en lo general. Quizás esto no sea una sorpresa, ya que siempre se recomienda la natación para recuperar de una lesión y fortalecer los músculos, sin gran impacto en las articulaciones. Por eso, hoy hablaremos de lo importante que es la natación para ayudar a disminuir el riesgo de caídas. ¡Le invitamos a seguir leyéndonos!

¿Cómo puede la natación ayudar a mejorar el equilibrio?

Para empezar, hay siempre que considerar la seguridad en la piscina. Si usted o su ser querido no se siente seguro al nadar solo, se recomienda que se haga siempre acompañar por alguien. Incluso si sabe nadar bien, tener alguien al lado que le incentiva, será bastante positivo para construir una rutina. Si la persona es muy mayor, seguro necesitará más atención a la hora de entrar y salir de la piscina, ya que caminar por una superficie mojada o resbaladiza puede ser peligroso. Así que, solo después de haber considerado su seguridad, ¡estaremos listos para empezar!


Solicite un Catálogo Stannah

Solicite Stannah Incisa Brochure

Natación o ejercicios en el agua: ¿por qué es el mejor ejercicio para adultos mayores?

Desde hace años, todos escuchamos que nadar es muy bueno para la salud, pero finalmente, hay estudios que lo comprueban. En particular, un estudio publicado en el American Journal of Epidemiology constata que nadar puede ayudar efectivamente a mejorar el sentido de equilibrio y a fortalecer los músculos centrales que son, justamente, los que más se deterioran con el paso de los años. Por consecuencia, es el ejercicio ideal para ayudar a las personas mayores a prevenir caídas. Y Año tras año, se verifica lo que podemos llamar de epidemia de caídas en ancianos. Es un problema de salud pública y puede conllevar a secuelas que limitan la movilidad de las personas o, en algunos casos, conllevar la muerte prematura de la persona. Las caídas ocurren con más frecuencia de lo que imaginamos. Un estudio español del 2015 concluyó que 1 en cada 4 personas con más de 75 años ha sufrido al menos una caída en el último año. Las caídas ocurren muy a menudo en las escaleras, pero también en situaciones aún más inesperadas, como simplemente haciendo las tareas domésticas. Así que, crear conciencia sobre el tema de la prevención de caída empieza por proporcionar la información necesaria para mejor el equilibrio a través del ejercicio físico. La natación es el mejor ejercicio para las personas mayores porque sufrirán tanta tensión en los músculos y desgaste en las articulaciones como en otros ejercicios. ¡Sepa más sobre cómo los ejercicios en el agua pueden ayudar a mejorar la fuerza y la flexibilidad!

¿Por qué caminar en el parque no es suficiente?

Para los adultos mayores que tengan autorización de su médico para realizar ejercicio físico moderado, la natación es lo ideal para fortalecer los músculos centrales y también los miembros inferiores. Sin embargo, muchos mayores están limitados en las actividades físicas que pueden realizar. Algunos simplemente caminan por el parque o por la acera, pero la verdad es que eso puede no ser suficiente. Aunque es mejor que nada, no es suficiente para de verdad fortalecer los músculos necesarios para mejorar el equilibrio – factor determinante en la prevención de caídas. Al contrario del caminar, nadar se considera una actividad motora más compleja. La razón es que el agua es 12 veces más densa que el aire. Por eso, aunque no sepa nadar, con simplemente caminar dentro del agua, tendrá 12 veces más resistencia y todo eso sin ni si quiera darse cuenta. Porque su cuerpo pesa menos 50% dentro del agua. Si el agua le llega por el cuello, entonces solo carga el 10% de su peso corporal. Esto significa que fortalece su músculo mucho más rápido dentro del agua, y con menos esfuerzo. Por eso, los ejercicios en el agua son muy recomendados para personas que necesitan recuperar de una lesión y son también ideales para personas mayores.

¿Cómo puede la natación mejorar el equilibrio?

 “Ejercitar el sentido de equilibrio es la mejor forma de prevenir caídas” Meron D., et al.

Nuestro sentido de equilibrio es algo que a menudo pasa desapercibido y a veces no nos damos cuenta de que lo estamos perdiendo hasta que empezamos quedando algo torpes. Para los adultos mayores, el riesgo de caída debe ser razón de preocupación. Una fractura, un trauma en la cabeza u otro tipo lesiones puede afectar su capacidad de movilidad y calidad de vida. Por eso, merece la pena invertir en mejorar su sentido de equilibrio y condición física, antes que se convierta en un problema. Está comprobado científicamente – en el estudio mencionado antes –  que los mayores que practican natación tienen un 33% de probabilidad menos de sufrir una caída con relación a los que no practican cualquier ejercicio en el agua. Se concluyó que las personas que nadan revelan menos balanceo en su postura.

¿Cómo puede la natación mejorar el equilibrio?

Nadar contribuye para el fortalecimiento de los músculos

¿Por qué nadar aporta tantos beneficios a nuestro cuerpo? A medida que envejecemos, ocurre pérdida de masa muscular y pérdida de fuerza. Cómo el agua ofrece más resistencia, aumentará nuestra capacidad de fortalecer los músculos sin provocar desgaste en las articulaciones, como pasaría con otro tipo de ejercicios. Además, nadar activa todos los músculos del cuerpo a la vez, incluido el músculo más importante de todos: el corazón. Y es que nadar aumenta la capacidad cardiovascular, para que nuestro cuerpo sea capaz de bombear sangre de manera eficiente. En resumen: músculos fortalecidos y buena circulación sanguínea, conlleva a un mejor sentido de equilibrio.

Ejercicios aeróbicos en el agua ayudan a reducir el riesgo de osteoporosis

Ejercicios aeróbicos en el agua, además de divertidos y de fomentar la interacción social, aportan beneficios para los huesos. Y es que la pérdida de densidad ósea es otra afección más cuya incidencia puede aumentar a medida que pasan los años y, sobre todo, en mujeres. La pérdida de densidad ósea puede convertirse en osteoporosis, por lo que es importante hacer todo lo que podamos para prevenirla, por ejemplo, a través de una alimentación sana y con la práctica de ejercicios aeróbicos en el agua: caminar y bailar dentro del agua, son formas muy divertidas. La verdad es que todo está relacionado: músculos fuertes ayudan también a proteger los huesos y si nos caemos, no estamos tan susceptibles de tener una fractura.

agua e beneficios

Beneficios de la natación para mejorar la flexibilidad

Los ejercicios aeróbicos en el agua ayudan a mantenernos libres de estrés y a atenuar algún dolor crónico, gracias a levedad que sentimos dentro del agua. Al involucrar diversos músculos a la vez, ayuda también aumentar el rango de movimientos del que somos capaces, permitiendo que las articulaciones se relajen un poco más para mejorar nuestra flexibilidad. Y es que la flexibilidad es esencial para mejorar el sentido de equilibrio, mejorar la postura y evitar lesiones. Se aconseja, sin embargo, que la piscina sea de agua caliente, para ayudar a relajar aún más los músculos y estimular la circulación sanguínea, que al final resultará en más facilidad de movimiento. Además, el soporte que el agua ofrece le permitirá sujetarse, por ejemplo, en una sola pierna con los brazos abiertos, por más tiempo, y así practicar su sentido equilibrio. Sin embargo, antes de empezar cualquier rutina de ejercicio, recomendamos que consulte siempre su médico de cabecera primero.

Natación para mejorar la flexibilidad

Si busca un ejercicio para aliviar dolor muscular o en las articulaciones, y quiere evitar el dolor y tensión que se siente al entrenar en el gimnasio, nadar puede ser la mejor alternativa. Piense que se estará quitando años de encima y preparándose para una vejez con salud y calidad de vida. Una simple sesión de 20 minutos, al menos 3 veces a la semana, le puede proporcionar muchos beneficios, a semejanza de otras actividades como el Yoga o el Thai Chi. Los beneficios más evidentes ya los hemos mencionado. Total, se sentirá más fuerte, más equilibrado, más seguro de enfrentar los obstáculos de día a día, los físicos y los psicológicos. ¡Y si cree que ya han pasado muchos años desde la última vez que nadó, sepa que nunca es tarde para empezar sacando provecho de los beneficios del agua!

Fuentes: