¿Tiene una pregunta? Llame gratis Asesores disponibles las 24 horas del día. 0900 839002

¿Dolor de rodilla? Conozca las causas, síntomas y tratamientos

El dolor de rodilla puede afectar la vida e independencia de nuestros clientes. Stannah cree que la prevención es clave.

Dolor de Rodilla: Causas, síntomas y tratamientos

Si usted, o algún ser querido, sufre de dolor de rodilla, ya sea provocado por una lesión en la rodilla o por enfermedades degenerativas de las articulaciones como la Osteoartritis y Artritis Reumatoide, seguro sabrá lo cuanto eso puede impactar y condicionar las tareas del día a día, en cosas tan sencillas como caminar un poco para ir al mercado o subir las escaleras.

Mientras que una lesión de rodilla puede mejorar con el tiempo, el dolor de rodilla causado por Artritis es una condición degenerativa. Sin embargo, una lesión de rodilla puede evolucionar hacia una manifestación prematura de Osteoartritis en esa rodilla.

Quizás este tópico no nos sorprenda, ya que se trata de un tema común y la verdad es que todos conocemos al menos una persona que sufre de dolor de rodilla. Sin embargo, nuestro objetivo es recordar que nuestras articulaciones, sobre todo las de las rodillas, sufrirán desgaste a medida que envejecemos. ¡A todos nos toca enfrentarnos a esta realidad!

¿Alguna vez imaginamos como reaccionaríamos si nos tocara vivir con alguna restricción de movilidad?

Para nosotros, en Stannah, no es difícil ponernos en la piel de nuestros clientes ya que todos los días somos testimonios de historias inspiradoras de superación y de valor. A la vez, son historias que nos recuerdan las dificultades de movilidad de la que sufren muchos de nuestros mayores, sobre todo si eso les afecta las rodillas y su capacidad de caminar normalmente.

¿Pero por qué somos tan propensos a sufrir de dolor de rodilla y lesiones en las rodillas?

Desde el punto de vista científico, tal como lo plantea Jennifer Ackerman en la revista de National Geographic, la respuesta a esta pregunta está directamente relacionada con las “Desventajas de la Posición Vertical” (The Downside of Upright, en la versión original).

“Los humanos abdicaron de la estabilidad y velocidad. Abdicamos de los pies como herramienta. En cambio, ganamos huesos y articulaciones más frágiles.”
Jennifer Ackerman

Es decir, el ser humano “Puede estar de pie, caminar, correr con agilidad y resistencia, sin embargo, sufrimos de dolor de pies y dolor de rodillas; podemos retorcer nuestras columnas, sin embargo, muchos de nosotros sufrimos de dolor de espalda en algún momento de nuestras vidas.”

El cuerpo humano no está al 100 % adaptado para la posición erecta

En definitiva, y en términos evolutivos, el cuerpo humano no está al 100 % adaptado para la posición erecta.

Ya sea por curiosidad o porque ya se siente afectado por dolor rodilla, siga leyendo este artículo. Proporcionamos respuestas a sus cuestiones sobre el dolor de rodilla, y ayudaremos a entender el proceso degenerativo de las articulaciones de las rodillas y que es lo que podemos hacer para prevenir que empeore.

¿Cuál es la función de las rodillas?

Según el ensayo de Jennifer Ackermen “Las Desventajas de la Posición Vertical”, y como lo reitera Scott Dye, la articulación de la rodilla es “una estructura de 360 millones de años, maravillosamente diseñada hacer su trabajo de transferencia de carga entre miembros”. Sin embargo, en términos evolucionarios, al adoptar la posición vertical, eso ha significado infligir más tensión en las espaldas, rodillas, tobillos y pies. De hecho, las rodillas están entre las articulaciones que más fácilmente se dañan en el cuerpo humano, por lo que requieren millones de cirugías cada año.

Además, el dolor de rodillas o lesiones en las rodillas pueden conducir a movilidad limitada, ya que las rodillas son fundamentales para la estabilidad y flexibilidad del cuerpo. Si las rodillas no están bien, tendremos dificultad en doblarlas y estirarlas. Esta limitación afectará nuestra capacidad de estar de pie, caminar, correr, arrodillar, saltar o girar.

Es cierto que las rodillas no funcionan solas. Existen otras partes del cuerpo que ayudan a que las rodillas cumplan su función, tales como:

– Hueso
– Cartílago
– Músculos
– Ligamentos
– Tendones

Una lesión en cualquiera de estas partes alrededor de la rodilla, podrá también provocar dolor o lesión en las rodillas.

Mientras algunos se enfocarán en el dolor de rodilla y se sentirán agobiados, sin saber qué hacer o abrumados por emociones negativas, otros sentirán la necesidad de buscar respuestas sobre las causas y buscar las soluciones para prevenir que este problema evolucione a peor.

¿Cuál es la causa del dolor de rodillas?

El dolor existe por un motivo evolutivo. Es un mensaje enviado por nuestro cerebro para avisarnos que algo no está bien y necesita nuestra atención.

“Una de los principios del dolor es que exige una explicación”
en Plainwater, de Anne Carson

Así, nos enfoquemos en entender que puede originar el dolor de rodillas. De hecho, hombres, mujeres, niños, de cualquier edad, pueden sufrir de dolor de rodillas. Puede pasarle a cualquiera, pero es cierto que es más común a la medida que envejecemos.

¿Cuáles son las lesiones de rodilla más comunes?

Estos son los tipos de lesiones más comunes en la rodilla y que pueden resultar en dolor de rodilla extremo:

  • Golpe fuerte, torcedura o desgarre en los ligamentos y tendones que conectan y soportan la estructura de la rodilla;
  • Desgarro en el menisco (la parte esponjosa de la rodilla, con la forma de una C);
  • Fractura de la rótula (hueso circular que se articula con el fémur);
  • Dislocación de la rótula;
  • Lesiones por desgaste o inflamación, después de sufrir presión prolongada y repetida en la rodilla (subir y bajar escaleras, bicicleta, jogging, saltar, pasar muchas horas de pie).

Los atletas o individuos cuyo trabajo implica un stress repetitivo sobre las rodillas tendrán un riesgo elevado de desarrollar algún tipo de lesión en las rodillas.

¡Pero esto no es todo!

A parte estas lesiones, que se producen por lesión o stress repetido en las rodillas, necesitamos también entender que es lo que causa la artritis en las rodillas.

No se sabe con seguridad que es lo causa la artritis de rodilla. Algunos investigadores creen que se trata de una combinación de factores:

  • Debilidad muscular;
  • Aumento de peso;
  • Factor hereditario;
  • Lesión o stress repetido en la rodilla;
  • Constante exposición al frío;
  • Envejecimiento.

Una vez entendido el hecho que la artritis de rodilla puede tener como causa una combinación de factores, nos detendremos a estudiar con más detalle las manifestaciones más comunes:
la Artritis Reumatoide (AR) y la Osteoartritis (OA).

¿Cuál es la diferencia entre Reumatoide (AR) y la Osteoartritis (OA)?

Diferencia entre una rodilla sana, una rodilla con osteoartritis y una rodilla con artritis reumatoide.

  • Osteoartritis (OA): es una condición prevalente entre las personas mayores. Cuando las rodillas se ven afectadas por esta “enfermedad articular degenerativa”, el proceso de desgaste es continuo. Esta condición hace con que la almohadilla amortiguadora entre los huesos quede cada vez más fina.
  • Artritis Reumatoide (AR): es un tipo común de enfermedad autoinmune que se manifiesta como una inflamación en las articulaciones que, en algunos casos, puede ser persistente. Normalmente, afecta las dos articulaciones, simétricamente, y a la vez, resultando en la degeneración de la articulación. La inflamación causada por la AR puede destruir el cartílago y el hueso alrededor de la articulación.

Estas son dos de las formas más comunes de Artritis y quizás por eso pueden confundirse fácilmente. Sin embargo, os resumimos las principales diferencias:

  • La AR afecta las articulaciones y los músculos alrededor, mientras la OA afecta solamente las articulaciones;
  • La AR se hereda genéticamente y se puede manifestar a lo largo de la vida, mientras que la OA normalmente afecta a personas de edad más avanzada;
  • La AR tiene una evolución progresiva y rápida, mientras la OA tiene un proceso degenerativo más lento;
  • La AR es más severa que la OA.

¿Cuáles son los síntomas de la Artritis Reumatoide (AR) en las rodillas?

Detectar la Artritis Reumatoide en su etapa inicial puede ser todo un reto y quizás se pregunte:

¿a qué síntomas debo estar atento(a)?

Los síntomas de la AR pueden presentarse sobre todo por la mañana o después de un largo periodo de inactividad. Por ejemplo:

  • Rigidez en las articulaciones: mientras que la rigidez en las articulaciones causada por la Osteoartritis va disminuyendo en menos de una hora, la rigidez causada por la Artritis Reumatoide se mantendrá por todo el día;
  • El cartílago de la rodilla se va destrozando, lo que hace con que los huesos de la rodilla rocen a la medida que camina o flexiona las rodillas;
  • Hinchazón y fluido alrededor de las articulaciones, en las muñecas, manos, dedos, codos o rodillas.
  • Se verán afectadas las mismas articulaciones en las dos partes del cuerpo.
  • Pequeños bultos por debajo de la piel (nódulos reumatoides).
  • Fatiga constante y fiebre baja.
  • Pérdida de apetito.

Si lo único que siente son las rodillas crujientes o una ligera crepitación en sus rodillas cada vez que se levanta o se sienta, sepa que esto les pasa a muchos. El famoso periódico New York Times ha dedicado un artículo entero al tema de las rodillas crujientes. ¿A quién no le ha pasado alguna vez? Sin embargo, debemos ser capaces de distinguir cuando se trata de una crepitación normal o una primera señal de artritis.

Cuando la artritis se empieza manifestando, lo primero que podrá notar también es que se le hinchan las rodillas y se le quedan más rígidas. Podrá sentir también dolor después de un ejercicio físico más intenso o de alto impacto en las articulaciones. Sentirá claramente que no podrá moverse con la misma flexibilidad de antes.

Los especialistas de Stannah tienen la oportunidad de tener una experiencia en primera mano de lo que es vivir con algún tipo de artritis, ya que tenemos un traje especial que simula esa condición. La verdad es que no existe mejor forma de crear empatía y saber los síntomas de la Artritis que sentirlo en tu propia piel. Este traje se ha creado con unas bandas especiales, con almohadillas crepitantes y guantes que no solo te restringen los movimientos y simula la rigidez, pero también sentirás la crepitación en las articulaciones y las puntadas de dolor.

Para los que lo hemos probado, podemos decir con toda seguridad que las rodillas y las manos son los sitios que más molestia, dolor y restricción provocan.

¿Cómo es vivir con Osteoartritis (OA)?

cómo es vivir con osteoartritis

A medida que envejecemos, es común sentir que nuestras articulaciones no son tan flexibles como antes. Y es que envejecer no es un proceso fácil. Conlleva mucho sacrificio y dolor. A los que nos acercamos o estamos en la tercera edad, seguro que ya habremos sentido alguno de los síntomas asociados a la Osteoartritis (OA).

No se conoce totalmente lo que causa la OA, aún que los especialistas saben que es una enfermedad hereditaria que evoluciona a la medida que avanzamos en edad. Las mujeres están más propensas a sufrir de OA, sobre todo después de los 50. Sin embargo, los primeros síntomas podrán surgir a los cuarenta y después evolucionar lentamente.

Las mujeres están más propensas a sufrir de Osteoartritis, sobre todo después de los 50.

Rodillas sanas se doblan y estiran sin dolor, gracias a la almohadilla esponjosa que cubre y protege las extremidades de los huesos: el cartílago. A medida que envejecemos, con la deterioración del cartílago, esa capa protectora se va poniendo más fina y resultará en fricción de los huesos.

En algunos casos, la OA puede incluso causar problemas de movilidad que cambiarán totalmente la forma como llevamos a cabo las tareas más sencillas, tales como transportar cosas por las escaleras, sin necesidad de apoyarse o miedo a caerse.

Es importante que nos mantengamos activos e independientes, por el mayor tiempo posible. Pero con la edad, una lesión por accidente o exceso de ejercicio de elevado impacto, puede evolucionar hacía una condición de Osteoartritis. Por eso, es muy importante identificar los primeros síntomas a tiempo y hacer lo posible por no empeorar.

Estos son los factores determinantes que podrían influir en la aparición de la Osteoartritis:

  • Edad: La capacidad que el cartílago tiene de reparase es menor a medida que envejecemos;
  • Hereditario: Algunos genes están asociados a la Osteoartritis. Cualquier deformidad en las piernas podrá afectar las articulaciones y elevar el riesgo de OA en las rodillas;
  • Peso: Cuanto más elevado el peso, mayor será la presión sobre sus rodillas.
  • Lesión: Una lesión en la rodilla, aún que sea antigua, puede conllevar a Osteoartritis en la articulación de esa rodilla.
  • Desgaste por uso excesivo: Hacer deporte es bueno para la salud, pero hay determinados ejercicios o trabajos en los que tenemos que agacharnos o arrodillarnos muchas veces, coger pesos, y las articulaciones terminan desgastándose. Esto esfuerzo o sobrecarga en las articulaciones de las rodillas las hará más propensas a padecer de Osteoartritis en el futuro.
  • Otras enfermedades: por ejemplo, las personas que padecen de Lupus y Lyme son más propensas a padecer de OA.

Así, y teniendo en cuenta que la OA es una condición que empeora con el pasar de los años, cuanto antes empecemos la labor de prevención, más tiempo nos quedará para cuidar y conservar la salud de nuestras rodillas.

¿Cómo cuidar la inflamación y rigidez en las rodillas?

A pesar de que no existe cura la para Artritis Reumatoide (AR) y la Osteoartritis (OA), existen tratamientos que pueden proporcionar alivio a las articulaciones inflamadas y calmar el dolor. Si el tratamiento se realiza en la fase inicial de la enfermedad, se conseguirán buenos resultados y se logrará ralentizar la evolución de la enfermedad. Si este es su caso, deberá seguir enfocándose en la prevención para que las articulaciones no lleguen al punto del desgaste irreparable: ¡ahorre sus rodillas lo más que pueda!

Si, por otro lado, el dolor que siente es demasiado fuerte, consultar un especialista es siempre el primer paso a dar. Algunos fármacos e inyecciones pueden proporcionar un alivio inmediato. Sin embargo, y debido a los efectos secundarios, deberá también saber que existen alternativas que su médico podría indicarle. Por ejemplo:

  • Masajear las rodillas con una crema o gel anti-inflamatorio puede proporcionar alivio y ayudar a deshinchar las zonas inflamadas;
  • Un fisioterapeuta podrá enseñarle algunos ejercicios específicos para ayudarle a aumentar la flexibilidad y el rango de sus movimientos, a través del refuerzo de los músculos alrededor de las rodillas, evitando que se causen más daños. Si el ejercicio no se realiza según indicación de un fisioterapeuta, podrá empeorar la lesión.

Si el dolor que siente es tolerable, pero aun así siente que eso le afecta su rutina, su médico podrá recomendarles algunos cambios en su estilo de vida para proteger sus articulaciones o al menos ralentizar el proceso degenerativo del cartílago. Tenga en cuenta lo siguiente:

  • Ejercicio de mínimo impacto: caminar, nadar, ejercicios aeróbicos acuáticos pueden ser algunos de los ejercicios más apropiados. También recordar que es necesario utilizar calzado adecuado para minimizar el impacto en las articulaciones de las rodillas mientras camina. También se aconseja hacer pausas durante el ejercicio si nota que el dolor aumenta.
  • Ejercitar los cuádriceps: siempre a través de ejercicios de mínimo impacto, no debemos olvidar esta zona del cuerpo, que se encuentra en la cara anterior del fémur, que se une a nuestra cadera y soporta nuestro peso al caminar, sentar, correr, etc. Si reforzamos estos músculos, estaremos aumentando nuestra flexibilidad de movimientos lo que significará también un alivio para nuestras rodillas.
  • Utilizar una férula en la rodilla ayudará a la estabilidad de la rodilla y proporcionará alivio del dolor.
  • Los suplementos de glucosamina podrán ayudar a aliviar algunos de los síntomas más leves. La glucosamina es un químico natural que se encuentra en el cartílago y se cree que su ingestión podrá ayudar a renovar el cartílago dañado.
  • Dieta: a pesar de que no existe ninguna dieta específica para esta condición, algunos estudios demuestran que algunos de los síntomas y la inflamación de las articulaciones puede empeorar si engerimos géneros alimenticios ricos en grasa o derivados de la leche. Por otro lado, hay personas que reportan sentir alivio al ingerir alimentos ricos en ácidos Omega-3, como el salmón, el tofu y nueces. Por supuesto, la dieta mediterránea, rica en frutas, vegetables, cereales y aceite de oliva, podrá ayudar a que sienta su condición física mejorada, además de incrementar su vitalidad.
  • Perder peso: si tiene exceso de peso, su Osteoartritis podrá empeorar. Al perder unos cuantos kilos, estará reduciendo la cantidad de tensión sobre su rodilla. Es importante que tenga el peso adecuado para su edad y estatura. Consúltelo con su médico.
  • Acupuntura: se lleva practicando hace más de 3000 años y para muchos es crucial en el alivio del dolor a través de la liberación natural de algunos neuroquímicos si se estimulan algunas partes del cuerpo.
  • Vitamina D: Algunas investigaciones sugieren que las mujeres están más propensas a la Artritis Reumatoide, sobre todo si se encuentran en zonas poco soleadas. La falta de exposición al sol podrá causar una deficiencia de vitamina D. También se sabe que la falta de vitamina D está relacionada con otras enfermedades autoinmunes.
  • La regla de oro: descanse y ahorre su rodilla cuando le duela.

Se ha demostrado que las personas que reciben tratamiento y se cuidan en las primeras fases de la Artritis Reumatoide u Osteoartrosis terminan sintiéndose mejor y más a menudo. Aumentará la probabilidad de vivir una vida más plena y activa. También estarán más protegidas del daño irreversible de sus articulaciones, lo que podría conllevar a una cirugía o sustitución de rótula.

En todo caso, si su lesión es grave y las articulaciones de sus rodillas ya se encuentran demasiado dañadas, provocándole incluso alguna discapacidad física, la cirugía podrá ser el próximo paso. Estas son las intervenciones más comunes:

  • Artroscopia: Cuando el cartílago está muy dañado, se va despedazando, esta técnica de cirugía ayudará a limpiar los pedazos rotos, disminuyendo el dolor al paciente. Cuanto más avanzada esté la osteoartrosis en la rodilla, menos eficaz será esta intervención.
  • Osteotomía: Esta intervención conlleva el corte del hueso cerca de la rodilla para ayudar a disminuir la tensión sobre la rodilla.
  • Sustitución de la rótula: Esta sustitución podrá ser parcial o total, y consiste en colocar una prótesis que hará la función de una rodilla sana.

Después de la cirugía, el proceso de recuperación podrá tardar hasta 12 semanas. Mientras tanto, los pacientes deben tener extremo cuidado para recuperar lo mejor posible, ya que el más mínimo esfuerzo o tensión en la rodilla podrá echar por tierra todo el procedimiento y empeorar su condición.

Es cierto que cada caso es distinto, pero la verdad es que no todos los problemas en las rodillas necesitarán cirugía si logramos mantener un estilo de vida saludable y hacemos lo posible por preservar nuestras rodillas, mientras nos enfocamos en el tratamiento de los síntomas, siempre que se presenten.

Stannah reitera que la prevención es un factor para retrasar el desarrollo de una condición que a menudo parece inevitable a medida que envejecemos. Aun así, sabemos que a menudo nos descuidamos y no pensamos en las medidas preventivas más obvias.

Un Salvaescaleras para preservar sus rodillas

Si es propenso(a) a sentir dolor de rodilla, es necesario tener cuidado con cualquier actividad física que pueda significar un esfuerzo o tensión excesiva en las articulaciones de sus rodillas. Por ejemplo, coger pesos, subir y bajar escaleras cargado, etc.

Además, los clientes de Stannah son los primeros en contarnos que lo que más les cuesta cuando tienen problemas en las rodillas es subir y bajar las escaleras.

¿Por qué duelen las rodillas al subir y bajar las escaleras?

salvaescaleras para ahorrar sus rodillas

Las rodillas duelen al subir y bajar escaleras porque la rótula roza contra el hueso del fémur, más que si estuviéramos solamente caminado. Si el cartílago está desgastado o dañado, ese roce se hará prácticamente hueso contra hueso y es por eso que duele tanto.

Existen equipamientos de movilidad tan sencillos como los bastones o uso calzado adecuado, que podrán servir de ayuda. No obstante, a la hora de subir y bajar escaleras, nada se podrá comparar al alivio que un salvaescaleras puede proporcionar. Y es que subir y bajar escaleras sentado en una cómoda silla no solo le ayudará a preservar sus rodillas de ese esfuerzo, como también podrá evitar una dolorosa cirugía y mantener su independencia por más tiempo.

Por esta razón, para los que sienten dificultad en subir y bajar las escaleras en sus casas, ya sea en interior o exterior, un salvaescaleras es un método de prevención eficaz y la solución más lógica.

¿Cómo lo sabemos?

Stannah lleva años estudiando el tema y consultando médicos y fisioterapeutas sobre esta condición que afecta más del 50 % de las personas que se ponen en contacto con Stannah.

Si llegamos al punto en el que la Artritis Reumatoide y la Osteoartritis son incapacitantes para su ser querido o usted mismo, aun así, podrá preferir envejecer en su casa. Su casa es donde está toda su vida, todos sus recuerdos y sabemos cómo un salvaescaleras le podrá devolver la seguridad, tranquilidad e independencia.

Prevenir es cuidar: ¡hacemos su escalera segura!

“Más vale prevenir que curar.”

Es del conocimiento común que la prevención es más importante que la cura. Especialmente cuando se trata de algo que no tiene cura, como la Artritis Reumatoide o la Osteoartritis.

Pero en Stannah creemos que todo se consigue cuando existe información, comprensión y, sobre todo, empatía.

Nuestra preocupación siempre han sido las necesidades de nuestros clientes y el entender en profundidad el rango de dificultades por las que pasan en su día a día al intentar utilizar las escaleras. Ser capaces de sentir empatía por nuestros clientes es algo crucial también para comprender no solo lo que sienten, sino también para ser capaces de fabricar los mejores salvaescaleras en el mercado.

Llevamos más de 40 años fabricando salvaescaleras, estudiando los mejores diseños y consultando médicos, fisioterapeutas y, sobre todo, escuchando a nuestros clientes.

Si tiene algún ser querido, una amistad que sufra de dolor de rodillas, sabrá seguramente los obstáculos reales que esa persona debe vencer cada día. No solo para hacer frente al dolor, pero también a la limitación física, a la frustración que siente al ver su independencia afectada. El estrés psicológico por el que la persona pasa al sentir su movilidad limitada es algo que también deberá preocuparnos.

Es que no ser capaz de disfrutar de su casa, de subir a la planta superior o salir a la calle debido al miedo a las escaleras puede ser desesperante e incluso provocar depresión. Es muy difícil entender y aceptar cuando ya no somos capaces de realizar determinadas tareas.

Si somos los cuidadores de la persona con esta condición, seguramente quedaremos más tranquilos al saber que nuestro ser querido está a salvo de las escaleras y podrá navegar por todas las plantas de casa, sin peligro de caída, esfuerzo o dolor y, no menos importante, con total independencia.

A pesar de que pueda no existir una solución definitiva para el dolor o problemas de rodillas, un salvaescaleras podrá ayudar a prevenir o ralentizar el desgaste de la articulación de la rodilla.

Stannah pretende siempre ayudar a sus seguidores con información útil para que puedan tomar decisiones informadas para un estilo de vida lo más saludable y activo posible. Sin olvidar que la prevención es una forma de demonstrar que queremos cuidarnos, que respetamos nuestra integridad física y también a los que nos quieren ver bien y a salvo.

En este caso, simplemente recordar que:

¡Prevenir es cuidar!