¿Tiene una pregunta? Llame gratis Asesores disponibles las 24 horas del día. 0900 839002

Día Mundial del Corazón: Prevenir Enfermedades Cardiovasculares con hábitos saludables

En el Día Mundial del Corazón, escuchemos a nuestro corazón y tomemos las decisiones correctas para una vida más sana.

Día Mundial del Corazón: Prevenir Enfermedades Cardiovasculares con Hábitos Saludables

«Escucha a tu corazón». Es una frase que escuchamos muy a menudo. Ya sea en canciones o películas románticas, o en algún consejo de nuestros amigos o familiares. Independientemente de donde haya escuchado esta frase, está implícita la idea de que nuestro corazón es el elemento central de nuestra existencia y así se le ha reconocido a lo largo de toda la historia. Ante todo, porque el corazón es el motor de nuestra existencia como seres vivientes.
Así, en el Día Mundial del Corazón queremos concienciar para la importancia de escuchar a nuestro corazón y recordar que debemos cuidarlo cada día. Entender lo que nuestro cuerpo quiere decirnos es esencial para empezar haciendo algunos cambios muy sencillos, que podrán no solo disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, como ayudarnos a seguir un estilo de vida más sano. Síguenos en este blog, ¡para llegar al corazón de lo que verdaderamente nos mueve en la vida!

¿Qué significa el Día Mundial del Corazón?

¿Cuál es el sentido de celebrar el Día Mundial del Corazón? El Día Mundial del Corazón es un evento anual, creado por la Federación Mundial del Corazón para concienciar al mundo a escuchar a nuestro corazón y ayudar a disminuir el impacto de las enfermedades cardiovasculares. Las enfermedades cardiovasculares siguen teniendo un impacto devastador en la población mundial, matando alrededor de 17.5 millones de personas al año; por lo tanto, se trata de una de las enfermedades silenciosas y crónicas que más mata. El objetivo es bajar substancialmente el número de muertes por enfermedades cardiovasculares, que en muchos de los casos podrían ser evitadas, no fuera por una dieta poco sana, falta de ejercicio físico y consumo de tabaco. Desde campañas en Facebook, a eventos locales, a través del Día Mundial del Corazón, tenemos una excelente oportunidad para compartir el poder que está en nuestras manos: ¡el poder de cuidar de nuestros corazones! Pero, además de ser una conversación global, el Día Mundial del Corazón es la promoción de un conjunto de pequeños pasos y cambios que pueden realizarse para que tengamos un futuro más promisorio y sano, para nosotros, y para nuestros seres queridos. Con esto en mente, enfoquémonos en algunas de las cosas que podemos hacer para cuidar de nuestros corazones.

¿Cómo va la salud de nuestro corazón?

Día mundial del Corazón: presión arterial

La salud de nuestro de corazón es algo que puede medirse. El primer paso es siempre estar alerta de los riesgos y, por supuesto, saber cómo está la salud de nuestro corazón es medio camino andado hacia la prevención de males mayores. La Federación Mundial del Corazón recomienda un rastreo regular del nivel de glucosa en la sangre, la presión arterial, el nivel de colesterol, peso y el índice de masa corporal (IMC). Estar al tanto de estos números es tener indicadores fiables del riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular y, sobre todo, es tener el poder de actuar a tiempo, mejorando los hábitos de salud. Consultar nuestro médico de cabecera con periodicidad frecuente, es fundamental, pero también hay formas de realizar estos test en casa o en la farmacia más cercana.

Comer sano: La receta perfecta para un corazón sano

Comer sano: La receta perfecta para un corazón sano

Comer bien y sano es un factor importante para mejorar la salud de nuestro corazón. La Federación Mundial del Corazón ofrece algunos consejos para «alimentar nuestros corazones»:

  • Intentar no comer tanta comida procesada o envasada, que a menudo contienen demasiado azúcar y grasas;
  • Reducir el consumo de bebidas con azúcar, como las gaseosas – preferir siempre agua o zumos sin adición de azúcar;
  • Sustituir los dulces por pequeños aperitivos de fruta fresca, como una alternativa más saludable;
  • Intentar comer 5 porciones de fruta y vegetales al día – pueden ser frescos, congelados, en conserva o secos;
  • Mantener el consumo de alcohol bajo los límites recomendados;
  • Confecciona tu proprio la comida que llevas a la escuela o al trabajo – así siempre sabrás lo que comes y controlas mejor tu dieta.

Estos cambios podrán parecer de sentido común, y aunque cueste creerlo, pueden hacer toda la diferencia. Lo que comemos es un factor esencial para controlar y prevenir enfermedades del corazón y reducir el riesgo de diabetes u otro tipo de condiciones relacionadas con la obesidad y colesterol alto.

A moverse: ¡ejercicios para un corazón sano!

Ejercicios para un corazón sano

Comer sano es fundamental para la salud de su corazón, pero la actividad física es imprescindible. De hecho, la falta de ejercicio físico es unos de los principales factores de riesgo para la enfermedad cardiovascular. Por ello, realizar ejercicios que estimulen la frecuencia cardíaca hará con que nuestros corazones se fortalezcan. Aquí os presentamos algunas de las recomendaciones de la Federación Mundial del Corazón:

  • Realizar al menos 30 minutos de ejercicio moderado, 5 veces a la semana;
  • Caminar, realizar tareas domésticas, bailar – ¡todas estas actividades cuentan como ejercicio!
  • En nuestro día a día, podemos realizar pequeños cambios que al final, podrán hacer toda la diferencia. Por ejemplo, utilizar las escaleras, caminar o ir de bicicleta al trabajo en vez de conducir.
  • Animar a la familia o amigos a realizar ejercicio – ¡tendrá más motivación y se divertirá más!
  • Sin embargo, no olvide que antes de empezar cualquier plan de actividad física deberá siempre consultar su médico.
  • Y ya que la mayoría estamos rendidos a las nuevas tecnologías, utilice su móvil como un aliado. Descargue una aplicación que le cuenta los pasos y registra sus progresos diarios.

Además, si pretende algo que le ayude a bajar los niveles de estrés, pruebe a practicar yoga. Es la alternativa perfecta si pretende algo más relajado, ya que no solo estará mejorando su condición física, como también aprenderá técnicas de respiración.

Despídase del tabaco

Despídase del tabaco: mejore la salud de su corazón

Hemos mencionado algunos de los factores más importantes que le ayudarán a mantener o a mejorar la salud de su corazón y a disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Pero ninguno de esos pasos funcionará si seguimos dependientes del tabaco. Según la Federación Mundial del Corazón, dejar de fumar es lo que más puede impactar la situación de un corazón que empieza a estar enfermo. Está todo conectado: el tabaco hace con que sea más difícil realizar ejercicio y eleva la presión arterial. Para los fumadores, el reto es despedirse del tabaco para siempre:

  • Dos años después de dejar de fumar, el riesgo de enfermedad coronaria disminuye considerablemente;
  • En 15 años, el riesgo vuelve a ser igual al de un no fumador;
  • Esto también sirve para los fumadores pasivos, ya que están expuestos a los mismos riesgos;
  • Así, al dejar de fumar, no mejorará su salud, sino también la salud de todos a su alrededor;
  • Si dejar de fumar le parece una tarea difícil, busque consejo con un profesional de salud para saber las técnicas más eficaces.

 

¿Por dónde empezar para un corazón saludable?

Mejora la salud de tu corazón

¿Por dónde empezar para un corazón saludable? El primer paso es realizar los exámenes médicos necesarios para medir la salud de su corazón. Dependiendo de su edad, historia familiar y otros factores de riesgo, podrá considerar también consultar un cardiólogo. Esté siempre pendiente de los números que indican su estado de salud y propóngase alcanzar una meta. Substituya los azucares y grasas procesadas por alternativas más saludables y nutritivas. Haga ejercicio con regularidad. Puede ser difícil al inicio, ¡pero no pierda el ánimo! Llegará el momento en los estos hábitos saludables se convertirán en una rutina placentera de la que no podrá prescindir. Si, por otro lado, ya está afectado por alguna enfermedad cardíaca o derrame, la actividad física debe ser controlada. Demasiado esfuerzo físico se desaconseja en estas condiciones, tal como subir las escaleras (una silla salvaescaleras podrá ser una opción para evitar el esfuerzo y el riesgo de caída en las escaleras. Conozca las sillas salvaescaleras de Stannah haciendo clic aquí).
En cualquier caso, nuestro consejo es: ¡escuche siempre a su corazón y no deje de cuidarlo!

De nuestro blog, también podrá interesarle: