¿Tiene una pregunta? Llame gratis Asesores disponibles las 24 horas del día. 0900 839002

Día de los Abuelos: origen, curiosidades y sugerencias

En el Día de los Abuelos, compartiremos curiosidades y sugerencias para que aprendamos a disfrutar más de nuestros abuelos.

Abuelos comparten un momento entrañable con sus nietos pequeños.

Abuelos comparten un momento entrañable con sus nietos pequeños.

El día 26 de julio es el Día de los Abuelos. En esta época de verano, el Día de los Abuelos podrá incluso pasar desapercibido, pero Stannah ha decidido no permitir que eso pase.

Para los que tenemos la suerte de tener nuestros abuelos presentes, sabemos lo importante que es saber cómo están, saber qué les preocupa, escuchar sus historias y verlos felices.

Para los que ya somos abuelos, saber que es muy importante estar presentes y ser valorados en la vida de nuestros hijos y, sobre todo, en la de nuestros nietos.

En todo caso, este es un día dedicado a personas muy especiales, en el que queremos ver reconocido y compartido el mérito de los abuelos por toda su labor, su sacrificio, su empeño y su cariño hacia la familia. Son, sin lugar a duda, un pilar fundamental de nuestra sociedad.

¿Por qué el Día de los Abuelos se celebra el 26 de julio?

Algunas fechas de días mundiales se habrán definido por cuestiones comerciales o económicas. Pero en el caso del Día de los Abuelos, surgió sobre todo por una cuestión de concienciación, por eso, la fecha no es igual en todo el mundo. Cada país o región del mundo buscó la fecha más adecuada para rendir tributo a los abuelos. En el caso de España, Portugal y países de Latino América, el día elegido ha sido el 26 de julio, desde 1998. Se trata del día de San Joaquín y Santa Ana en el calendario católico. San Joaquín y Santa Ana eran los abuelos de Jesús, padres de la Virgen.

La importancia de los Abuelos

En algunas culturas, las personas mayores son el bien más apreciado de la sociedad. La verdad es que los abuelos siempre están ahí, dándoles todo el cariño a sus nietos y compartiendo su sabiduría, su sensatez y, sobre todo, su paciencia.

Escultura de homenaje a los abuelos, en Torrelodones, Madrid.

Torrelodones. Escultura Retrato de los Abuelos, situada en la Plaza de la Constitución. De Paconi – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=6769953

Pero no siempre se les reconoce esa importancia. Por eso, esta fecha tiene también como objetivo la concienciación hacia las personas mayores, contra la discriminación, el abandono y el maltrato.Otro hecho interesante es saber que nuestros mayores ya no son una minoría en nuestra sociedad.

Según la Organización Mundial de la Salud:

  • Entre 2015 y 2050, el porcentaje de los habitantes del planeta mayores de 60 años casi se duplicará, pasando del 12% al 22%.
  • Para 2020, el número de personas de 60 años o más será superior al de niños menores de cinco años.
  • En 2050, el 80% de las personas mayores vivirá en países de ingresos bajos y medianos.
  • La pauta de envejecimiento de la población es mucho más rápida que en el pasado.
  • Todos los países se enfrentan a retos importantes para garantizar que sus sistemas sanitarios y sociales estén preparados para afrontar ese cambio demográfico.

Independientemente de las estadísticas, es importante reivindicar cada día el papel de nuestros mayores en la sociedad y no es para menos. Se le debe reconocer su importancia incluso económica, ya que siguen ayudando a sus hijos en tiempos de crisis. Además, todavía tienen mucho que aportar a nuestra sociedad, mucho que enseñarnos y eso no debería estar limitado al papel de “abuelos”.

En algunas culturas, como la japonesa, se les considera “tesoros vivientes”. De hecho, en Japón, el respeto hacia los mayores no es solamente un deber: es una virtud social. Ese respeto va mucho más allá de la compasión y protección de los mayores vulnerables. Se trata de un total y profundo respeto por su persona, por su sabiduría, por su conocimiento y utilidad hacia la sociedad, cuyos fundamentos son tan antiguos cuanto la filosofía de Confucio.

Escuchar las historias de nuestros abuelos

Todos hemos escuchado alguna vez: “Cuando era joven…”, “En mi tiempo…”.

Los abuelos hablan siempre de cómo eran felices en su tiempo, pero también de lo mal que lo pasaron, en algunos casos. Saber las historias de nuestros abuelos significa conocer un poco mejor nuestra propia historia: saber de dónde venimos y hacia dónde queremos ir…

Algunas de esas historias eran cuentos repletos de fantasía y supersticiones, es cierto. Otras estaban basadas en la dura realidad de su tiempo, de la guerra, de cuando eran niños. Muchas las repiten una y otra vez, pero solo porque son demasiado importantes como para que caigan en el olvido.

Tener este contacto con los abuelos y poder escuchar sus historias no solo les enseña a los nietos y abuelos a estrechar lazos, sino que les ayuda a los niños a desarrollar su sentido de empatía y su perspectiva histórica.

Por ejemplo, si al abuelo le duelen mucho las rodillas cada vez que camina, seguramente el niño se dará cuenta de lo cuan difícil puede ser la vida de un anciano y se pondrá en sus zapatos por unos momentos.

Si la abuela le habla de cosas de hace 50 años, el niño sabrá que no siempre hemos vivido de la misma forma, entenderá en primera mano que es la Historia y cómo su curso ha cambiado tantas veces hasta llegar al momento presente.

¿El mejor regalo para los abuelos?

Cuando se acerca el cumpleaños de nuestros abuelos o alguna fecha especial para ellos, muchos nos esforzamos a lo máximo para encontrar el mejor regalo. Pero a veces se nos olvida lo más importante.

El mejor regalo que podemos darle a nuestros abuelos es escucharlos, prestarles atención. ¡Eso, por encima de todo!

Después, ¡conocer sus gustos!

El regalo más original será el que demuestre que los conocemos. Algún objeto con historia, alguna antigüedad, algo que les recuerde su infancia.

Una foto de familia, un disco de un cantante que les guste o un diario para que escriban sus memorias. ¡Eso sería increíble!

Otro ejemplo de “regalo” podrá ser invertir algún tiempo en enseñarles a navegar por Google o por YouTube para que sigan aprendiendo sobre los temas que les interesan.

Si ya utilizan tabletas o smartphones, podrá ser buena idea introducirlos al mundo de las Apps de juegos que les estimulan mentalmente, los audiolibros, etc.

Si prefieres ofrecerles algo más práctico, indaga que es lo que les hace falta o algo que pueda hacerles la vida más fácil en su a día a día.

Es importante que estemos atentos a las dificultades que enfrentan en sus rutinas y preguntar “¿están mis abuelos seguros en casa?”, ya que muchas veces les cuesta reconocer que tienen algún tipo de dificultad o movilidad reducida. (Lea también: ¿Estás sus padres seguros en casa? 8 señales de problemas).

Por fin, el mejor regalo de un día especial para nuestros abuelos puede ser tan sencillo como llevarlos a pasear o a caminar en el parque, o a algún sitio que les guste, ya que muchas veces no se atreven a ir solos. Compartir un momento especial con nuestros abuelos podrá ayudarnos a crear memorias que jamás olvidaremos.