¿Tiene una pregunta? Llame gratis Asesores disponibles las 24 horas del día. 0900 839002

Envejecimiento saludable

Hoy en día la esperanza de vida sigue creciendo, lo cual nos exige un plan de previsión para llegar a edades avanzadas en las mejores condiciones posibles.

Hábitos saludables para mayores

 

Esto que hoy es tendencia y es una realidad en nuestra sociedad, era objeto de estudio de los científicos Rowe y Kahn, quienes se adelantaron a su tiempo y publicaron un artículo en 1987 al respecto.

Rowe y Kahn establecieron una distinción entre la vejez usual o normal y la vejez exitosa o saludable. Con esta nomenclatura buscaban marcar una diferencia entre la población anciana con enfermedades o algún tipo de invalidez y la que no padece ninguna de ellas. Lo patológico y lo no patológico.

 

El concepto de vejez saludable

Para ellos tiene tres componentes principales: baja probabilidad de padecer enfermedades o invalidez, elevada capacidad funcional física y cognitiva, y mantenimiento de una vida activa en la sociedad.

La baja probabilidad de enfermar supone no tener factores de riesgo de padecer una enfermedad que pueda afectar a lo físico y a lo cognitivo. Dos factores clave sobre el nivel de dependencia que conlleva la pérdida de autonomía.

La actividad física y cognitiva nos dice lo que la persona puede hacer, pero no lo que realmente hace. La vejez exitosa va más allá de este potencial e incluye la vida activa real, no la posible.

Vida activa en la sociedad. La implicación activa en la vida diaria a nivel de relaciones interpersonales y la actividad productiva. Las relaciones interpersonales se centran en el contacto habitual con otras personas, que tiendan a la sociabilidad. Y sobre la actividad productiva, básicamente es fortalecer la percepción de validez.

 

No es lo mismo ser mayor que estar mayor

Es fundamental que a cualquier edad (jóvenes, adolescentes, adultos, personas mayores, muy mayores) se tenga en cuenta que la dependencia se puede prevenir, que se puede lograr un envejecimiento o, mejor dicho, una forma de envejecer saludable. Es necesario empezar desde la infancia con esta prevención, que no es otra cosa que hábitos de vida saludable útiles para todas las edades.